Barómetro del consumidor senior

El envejecimiento poblacional, consecuencia directa del cambio demográfico, ha propiciado la generalización de una visión negativa sobre uno de los grandes logros de la humanidad: el aumento de la esperanza de vida.

Esa mejora de la longevidad viene acompañada, adicionalmente, de una mayor calidad de vida. Por ello, se impone impulsar una visión positiva del reto demográfico que ponga en valor la capacidad de los individuos para mantener su contribución social con independencia de su edad.

MAPFRE, en colaboración con la Universidad de Deusto, viene desplegando desde 2016 una intensa actividad pública bajo el neologismo Ageingnomics y, han lanzado Las 10 claves que definen las conclusiones del informe Barómetro del Consumidor Sénior: economía del envejecimiento.

1. El 55% de los consumidores sénior viven en hogares en los que al menos dos personas aportan ingresos mensualmente. La incorporación de la mujer al mercado laboral, hace que esta generación cuente con un mayor poder adquisitivo y que los ingresos por hogar sean mayores que en generaciones previas.

2. La práctica totalidad (90%) vive en una casa de su propiedad. Además, un 74% lo hace sin préstamos ni hipoteca. Más de la mitad no cre

3. Más de la mitad (56%) consigue ahorrar todos los meses. Un 43% ahorra entre un 11% y un 30% de sus ingresos.

4. Más de la mitad (60%) no cree que su situación económica vaya a empeorar.

5. Un 78% utiliza la tecnología en su día a día para cubrir sus necesidades de banca, consumo, ocio y formación

6. No se plantean trasladarse en un futuro a una residencia, si bien más de la mitad no tiene la casa adaptada para personas dependientes.

7. El 92% afirma cuidar su alimentación y un 77% realiza ejercicio habitualmente. Sólo un 17% visita al médico una vez al mes.

8. El 82% de los consumidores sénior viaja, optando por destinos culturales, de naturaleza o históricos por encima de los baratos y cercanos.

9. La alimentación, la vivienda y la tecnología son las tres partidas que suponen un mayor gasto para la generación sénior.

10. La alimentación y el ocio serán las partidas en las que los sénior esperan incrementar su gasto, seguida por la salud.