El impacto de la tecnología en la empresa actual

El impacto de la tecnología en la empresa actual

Toda empresa que quiera ser competitiva tiene que avanzar a la par que la tecnología. ¿Cómo ayuda la tecnología y el avance en el mundo digital a la empresa actual? La tecnología puede tener un impacto directo en cualquiera de las áreas de negocio:

1.- Búsqueda de financiación, ahora es más fácil. La empresas más innovadoras, sobre todo los nuevos negocios, pueden encontrar posibles fuentes de financiación en Internet. Ahora es posible inscribir un proyecto en distintas plataformas en la red para acceder así más fácilmente a inversores, «business angels»  y conseguir capital para el negocio. A pesar de las buenas perspectivas para encontrar financiación, no hay que olvidarse de lo básico: un proyecto siempre tiene que estar respaldado por un completo plan de negocio, sea en formato digital o en papel.

2.- Reducción de costes para ser más eficientes. Gracias a la tecnología y a la innovación en los procesos, las empresas pueden reducir sus costes en servicios, suministros y procedimientos, centrándose en lo principal en su negocio. El outsourcing , los servicios en la nube o el teletrabajo forman parte ya del día a día de muchas empresas de hoy.[pullquote]La tecnología puede tener un impacto directo en cualquiera de las áreas de negocio.[/pullquote]

3.- Big Data para decidir correctamente. Manejar adecuadamente los datos es clave para tomar las decisiones correctas. Recopilar, almacenar y analizar gran cantidad de datos permite comprender mejor lo que se hace y cómo se hace, innovar en productos y servicios, adelantarse a las oportunidades y adaptarse mejor a las necesidades del cliente. Tal y como señala la consultora McKinsey en su estudio Big Data: la próxima frontera a la innovación, la competitividad y la productividad, el manejo de Big Data será la clave para la competitividad y el crecimiento de cualquier empresa.

4.- Consumidor digital, marketing digital. El comportamiento del consumidor ha cambiado con las nuevas tecnologías. Ahora se habla de e-Commerce, omnicanalidad, redes sociales, plataformas de medios de pago, los algoritmos de Google, la creciente globalidad y la experiencia de cliente. Todo ello hace que la estrategia para llegar al cliente y fidelizarlo se tenga que realizar de la mano de la tecnología. La consultora tecnológica IDC prevé que en los próximos cuatro años las empresas destinarán más de 130.000 millones de dólares a software especializado en marketing.

5.- La gestión del talento 3.0 o el empleado remoto. Los avances en tecnología también impactan en la gestión del talento en la empresa. El concepto de «empleado» está cambiando.  Los nuevos dispositivos y las actuales posibilidades de conectividad permiten que los trabajadores puedan desarrollar sus tareas de manera remota, con flexibilidad horaria, o sin un espacio fijo dentro de la misma oficina. Con el aumento de la movilidad, la tecnología contribuye también a mejorar la gestión de la diversidad. Las empresas más innovadoras apuestan por herramientas de Recursos Humanos tales como:

– la Red Social Corporativa incrementan un 25% la productividad, según la consultora americana Gartner, y permite trabajar de una forma más colaborativa. La consultora Forrester ha publicado un estudio reciente sobre las mejores plataformas sociales corporativas, donde se pueden ver para qué resulta adecuada cada una.

la gamificación, o cómo utilizar el juego para motivar y retener el talento, contratar nuevo personal, o diseñar productos y procesos participativos. Gartner se atrevió a adelantar hace años que en 2014 el 70% de las empresas que forman parte del Forbes Global 2000 tendrían una aplicación gaming en su empresa.

– uso extendido de redes sociales para selección de personal, como LinkedIn o Infojobs.

6.- Hardware del futuro, la maquinaria que nos mueve. El MIT Technology Review incluye en un informe especial las 10 tecnologías más disruptivas de 2014. Entre ellas encontramos drones agricultores, smartphones ultraprivados, robots con capacidad de equilibrio o microimpresión en 3D para producir tejido biológico.  También se podrían incluir materiales innovadores como el grafeno, plásticos revolucionarios o luces que atraviesan la lluvia y la nieve.

Más enfocados en el ocio o el cuidado personal, encontramos la tecnología wearable (dispositivos «llevables» como ropa o complementos), entre otros: gafas inteligentes (tipo Google Glass), lentes de contacto, tejidos inteligentes, relojes, pulseras u otros objetos con múltiples utilidades.

El éxito de estos nuevos dispositivos vendrá dado según se resuelva el gran reto futuro: la privacidad. Los expertos lo consideran el aspecto más importante a resolver, incluso puede marcar la diferencia entre una tecnología y otra, tal y como señala la consultora de Gartner, Annete Zimmermann.

 

Si esta información te ha parecido interesante, compártelo.